Connect with us

Hi, what are you looking for?

Delegado
Delegado

Opinión

El único que progresa: Delegado fía, cobra las tarjetas y organiza fiestas

Estos mandamases de segunda son la réplica de los intendentes.

Todo un tema el Delegado del pueblo. Cada distrito tiene un hombre de confianza del intendente/a, pero, cuanto más distante el lugar, menos control. Por caso en Las Papas, Fiambalá, el Delegado organiza fiestas, usa el vehículo de la Delegación para llevar bebidas coincidentemente tiene un almacén donde la gente saca fiado, además es el dirigente que les hace el “favor” a los vecinos de cobrarle la tarjeta, entre otros “ayudas” y “colaboraciones” oficiales.

Jaime Caro desde hace años es Delegado (con el gobierno anterior y con el actual), sin embargo, Las Papas sigue siendo un lugar con muchas necesidades, a pesar de su potencial. Raro, o no tanto, lo cierto es que el único que progresa en el pueblo es el Delegado municipal Caro. Es el organizador de las fiestas en pandemia, el que le fía a los lugareños en su almacén, el que le brinda servicios a los turistas que van de paso por Fiambalá.

Ha sido un gran negocio ser político en la zona. Es un gran negocio, quién lo puede negar. La pandemia casi no los ha tocado. Los que la sufrieron o la padecen son los vecinos comunes. Los funcionarios encuentran la forma de economizar o ahorrar, e incluso, progresar, en plena pandemia. Entre los gastos comunes, compartidos entre lo que es privado y lo que paga el municipio, las cargas se hacen más livianas para ellos, los privilegiados del sistema.

Cuando estaba Quintar, el “Coco” era “lo más”, ahora con Paulón en el municipio, Roxana “no tiene parangón”. Tan panqueque como ineficiente. Pero, la incapacidad es “exclusiva”, solo con relación a la sociedad, porque en términos personales, el Delegado sigue creciendo. Falta salud, educación, agua potable, seguridad entre otras cosas pero Caro tiene cargo vitalicio, vehículos (oficial y particular), negocios varios y construcciones.

La comuna es codiciada desde el punto de vista turístico y minero. Con esas potencialidades, solo que Las Papas esté administrada por inoperantes para seguir mendigando o cautiva al punto de quedar estancada en el tiempo o esclavizada. Estos mandamases de segunda son la réplica de los patrones de estancia que gobiernan los municipios. El punto es que, sin políticos honestos y eficientes no hay futuro en estos pueblos, aunque los recursos -por gracia divina- estén tirados por el piso y sobren.


Por Juan Carlos Andrada
Especial para El Aconquija

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code