Los alimentos básicos aumentaron hasta un 164% en el último año

El escenario indica un aumento de 66 a 164 por ciento en las góndolas.
<a href="https://elaconquija.com/el-pais/2019/05/14/los-alimentos-basicos-aumentaron-hasta-un-164-en-el-ultimo-ano/" rel="bookmark"><time class="entry-date published updated" datetime="2019-05-14T20:31:32-03:00">mayo 14, 2019</time></a>

«Los bienes primarios propios del consumo alimentario básico son los que presentan mayores aumentos, con el agravante de que corresponden a bienes de baja elasticidad, ya que típicamente no pueden ser sustituidos por otros o postergados en su consumo ante aumentos de precios», describió el Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV).


«Los bienes alimentarios básicos componen una proporción del consumo de las familias que conforman los segmentos socioeconómicos más bajos. Por lo tanto, subas descomedidas en estos productos tienen impacto directo en los indicadores de pobreza y de indigencia», detalló el análisis desarrollado por economistas del Observatorio.


En este sentido, los productos tuvieron una suba de hasta un 164 % en el 2018, y siguiendo esta misma línea, en un estudio interanual de marzo, se registró un aumento de la harina de 164 %, de fideos en un 96,4 % y el pollo marcó un 90,9 %. También, la yerba mate registró un 86,6 %, el pan francés con un 80 %, carne picada con 73, 9 %, y el dulce de leche con una suba del 66,6 %.


A su vez, el escrito muestra que en el rubro de leches, lácteos y huevos del Índice de Precios al Consumidor (IPC) para Buenos Aires, en un año, aumentó casi 13 puntos por sobre la inflación general. Sin embargo, el rubro carnes y derivados subieron casi 16 puntos, mientras que café, té, yerba y cacao creció 15 unidades.


Con este contexto, la inflación medida en términos interanuales fue del 54,7%, mientras que la inflación en alimentos subió al 64,0%, aumentado un 16,8% más que el nivel general. Estos datos causan un malestar en las personas que cambian su forma de consumo debido a que la inflación obliga a comprar solo lo que necesitan en el momento de ir al mercado.


«El crecimiento de los precios internos presenta un límite y es la capacidad adquisitiva. El precio de los bienes y servicios puede aumentar siempre y cuando encuentre demanda solvente para los mismos. Es por esto por lo que los precios internos han crecido aún por debajo de los precios mayoristas, y a su vez, estos por debajo del tipo de cambio nominal», describió la investigación consultada.


«En el último año, ha impactado en forma más acentuada sobre los bienes de mayor necesidad para el consumo familiar, produciendo un evidente efecto regresivo sobre la distribución de los ingresos: en el último año, los salarios perdieron casi un 12% de capacidad de compra de alimentos básicos», finaliza el informe.