El análisis del quinto paro general

El análisis del quinto paro general

En un contexto de inestabilidad política, poca institucionalidad y recesión económica donde los salarios pierden frente a la pérdida del valor adquisitivo del dinero, y los impuestos asfixian a las empresas, se llevó a cabo la quinta versión del «paro general» que fue programado por los principales sindicatos del país.


«Tiene un nivel de acatamiento muy grande el paro, más que el anterior paro de Hugo Moyano», dijo Maximiliano Montenegro, conductor del programa «Maxi al mediodía» en cuanto al paro anterior. Esta vez, se tiene que tener en mente que la UTA se ha sumado y no hay transporte.


«El gobierno hace el juego y plantea que el paro los tiene hartos, consideran que es una vía de escape a una gran tensión social. Patricia Bullrich salió a hablar y mandó un mensaje al electorado de Cambiemos para decir que el peronismo está con la CGT y los gremios, haciendo el juego electoral típico», comentó Montenegro.


También se dedicó a expresar que del lado de la CGT están más unificada, y «el enfrentamiento con Macri hizo que se encolumnaran y mandan señales a las internas del peronismo, fundamentalmente a Alternativa Federal. Hugo Moyano dijo que los que dividen al peronismo, son los que no se encolumnan detrás de la fórmula de Alberto Fernández y Cristina Kirchner» informó.


Siguiendo con las facetas políticas, el conductor refirió a que hay sectores que ven con buena vista a Mauricio Macri en cara a las elecciones de octubre, ya que votaron igual en los comicios de 2015. Esto, sin embargo, no se aprecia en la economía, «donde apuestan a no tener otra crisis y buscan que no juegue muy en contra, sino que la clave para el gobierno es que vuelva a darse el escenario del peronismo dividido, que no haya unificación de la oposición».


«Hoy las novedades pasan por la clase dirigente. El sindicalismo junto con los partidos es débilmente valuado por los argentinos. En nuestro último estudio de mayo, hicimos preguntas sobre confianza en las instituciones, claramente los partidos y sindicatos tienen un nivel de adhesión inferior al 20%», dijo Guido Moscoso, gerente de la consultora OPINAIA, en cuanto a la pérdida de representatividad que existe en la Argentina.


«El año pasado había una contradicción, teníamos crisis económica, pero Cambiemos tenía un apoyo alto para ese nivel de malestar, cercano al 35%. Hoy la gestión de Macri se valúa completamente por la economía, los valores hablan de 70% de valoración negativa. Lo que sucede es que hay distintos tipos de votantes, algunos más apoyados en la economía y otros en la ideología, otros más lábiles, que deciden su voto a último momento y terminan inclinando la balanza. También depende de la clase social», definió.