Entre la recesión y el paro general, las pymes e industrias perdieron

Entre la recesión y el paro general, las pymes e industrias perdieron

En un contexto de recesión económica y de incertidumbres políticas mientras se acercan las Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) se desarrolló un «paro general» convocado por la Confederación General del Trabajo. Esto afectó directamente a los comerciantes que ya se encontraban en una situación complicada por la presión estatal y la baja de consumo.


Según un informe de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), por el paro, las industrias y pequeñas y medianas empresas del país perdieron ventas por aproximadamente $ 20.125 millones. De la cantidad total de comercios, se estima desde la organización que solo se podrían recuperar el 55,2 %.


El informe detalla que sólo el 10,5 % de comercios en la Argentina estuvieron cerrados y un 9,4 % de las industrias existentes. Por la falta de personal, en determinados lugares, sus propios dueños tomaron la decisión de ponerse al frente de la atención al público en algún área fundamental para el funcionamiento de la fábrica o negocio.


En este sentido, los comercios perdieron ventas por $ 14.114 millones y las industrias producción por $ 6.081 millones. Se estima que unos $ 11.151 millones de lo que se dejó de vender o producir se puede recuperar en los próximos días. A pesar de estos datos, desde los comercios se decidió no adherirse, por lo que representó una muy baja repercusión.


Los empresarios dejaron en claro que, «más allá de los problemas económicos, necesitan vender y producir e hicieron todo lo posible por mantenerse abiertos. Inclusive sabiendo que sin transporte y con la mayoría de los sectores institucionales cerrados (escuelas, administración pública, bancos, etcétera), la venta se vuelve muy difícil. Igual, dejó costos», detalló el documento difundido por CAME.


En el balance del día analizado por el ente se estima que el comercio dejó de vender $ 14.114 millones, de los cuales $ 2.726 millones fueron de negocios que no abrieron, 10,5% del total, y otros $ 11.387 millones de aquellos que sí abrieron, pero que sus ventas cayeron un 49% promedio frente a lo que se estima que se hubiera vendido este miércoles sin el paro.


«En la industria la situación fue algo mejor. Se dejó de producir por un valor estimado en $ 6.081 millones, de los cuales $ 2.170 millones fueron de fábricas que no abrieron, 9,4%, y otros $ 3.911 millones de aquellos que sí abrieron, pero que su producción cayó 18,7% promedio frente a lo que se estima que hubiera producido este miércoles sin paro», apuntó la Confederación.