Una familia tipo necesitó en julio $31.934,44 para no caer en la pobreza

Una familia tipo necesitó en julio $31.934,44 para no caer en la pobreza

El Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) dio a conocer este jueves el valor de la Canasta Básica Total (CBT) para el mes de julio, en el que registró un aumento de 2,5% respecto al mes anterior. Por ello, una familia tipo, conformada por dos adultos y dos menores, necesitó $31.934,44 para no caer bajo la línea de pobreza, según informó el diario El Intransigente.

Según la estimación del organismo nacional, la CBT, que mide la línea de pobreza en la Argentina, subió en julio un 2,5% respecto al mes anterior, mientras la Canasta Básica Alimentaria (CBA), que permite determinar el nivel de indigencia, se incrementó un 2,9%. Por ello, para dar cobertura a la necesidad alimenticia, una familia tipo precisó ingresos mínimos de $12.773,78. En el mismo sentido, el INDEC precisó que la variación interanual de la CBA y de la CBT resultaron del 57,3% y 58,6%, respectivamente.

Para no caer en la línea de indigencia y hacer frente al costo de la Canasta Básica de Alimentos, el ingreso en un hogar de cuatro integrantes debió alcanzar los $12.773,78 cuando en junio había sido de $12.409,72, precisó el organismo. Además, el valor de la Canasta Básica Total fue de $31.934,44 para un hogar de cuatro miembros cuando en la medición anterior, había sido de $29.493,65, un 2,5% menos.

Las estimaciones oficiales vuelven a poner en jaque al Gobierno de Mauricio Macri que no ha logrado mejorar ni resolver las cuestiones sociales de fondo en la Argentina. El acceso a las canastas básicas en el país, está íntimamente ligado a la posibilidad de empleo en un grupo familiar, cuestión que también se ha agravado en los últimos años.

La desocupación del mes de junio alcanzó al 10,1% de la Población Económicamente Activa, lo que representa un total de 2 millones de personas, la peor cifra desde el año 2006. El panorama se vuelve aún más crítico en los casos de las mujeres y de los jóvenes, que ven limitadas al máximo las oportunidades laborales, las que además se encuentran lejos de la regularización.

A esa cifra, se agrega además el altísimo porcentaje de pobreza que se registra llegando al 33% de la población, lo que según voces opositoras como la de Alberto Fernández, hoy candidato presidencial, abarca a 4 millones de personas en la Argentina. Además, considerando a los menores de 15 años, la estimación recrudece: alcanza al 47,9%.

La inflación sostenida empuja entonces a desocupados y pobres, a seguir cayendo bajo los márgenes de pobreza e indigencia que calcula el propio Gobierno Nacional. Y aleja cada vez más la posibilidad siquiera de acceder a una canasta básica que incluya educación y salud o lo que es más grave, dejando sin chance de poder mínimamente garantizar el alimento en el hogar.