El billete de $1.000 perdió más de la mitad de su poder adquisitivo en dos años

La inflación fue la causa: 123,3% en ese lapso.
<a href="https://elaconquija.com/el-pais/2019/11/30/el-billete-de-1-000-perdio-mas-de-la-mitad-de-su-poder-adquisitivo-en-dos-anos/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-11-30T18:05:04-03:00">noviembre 30, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-11-30T18:05:05-03:00">noviembre 30, 2019</time></a>

El primero de Diciembre es el segundo aniversario de la creación del billete de más valor que hay en circulación en nuestro país, el billete de mil pesos. El billete está ilustrado con la imagen de un hornero, y su poder adquisitivo descendió importantemente desde su creación. En la actualidad, solo cuenta con el 44,8 % del que tenía en sus orígenes. Esto fue informado por El Intransigente.

Esto se debe a que el restante 55,2% lo perdió a causa de la inflación acumulada desde el momento en que se produjo su lanzamiento, el cual fue del 123,2% según los datos recogidos por el propio el Instituto Nacional de Estadística y Censos de la República Argentina (INDEC), a la que se le debe sumar la estimación de un 3,8% de inflación acumulada en noviembre.

En relación al dólar, la pérdida del poder adquisitivo del billete de $1.000 se amplía al 72% si se toma en cuenta el tipo de cambio oficial que, de acuerdo al Banco Central de la República Argentina (BCRA) es de alrededor de $62,25 gracias a las restricciones cambiarias impuestas por el cepo que impide hacerse de más de USD 200 por mes.

Sin embargo, si se tiene en cuenta un valor alternativo como el del contado con liquidación, la caída es todavía mayor debido a que se halla en torno de los 76,6%. Cabe recordar que el denominado contado con liqui hace referencia a lo que deben pagar las empresas para obtener divisas con el fin de atesoramiento o cancelación de obligaciones.

En el lanzamiento, el entonces presidente del BCRA, Federico Sturzenegger, planteó que no debía considerarse una exageración debido a que, desde su perspectiva, a la economía local le hacía falta un billete de mayor nominalidad con el objetivo de lograr disminuir los costos logísticos, y que además, no llegaba a valer USD 100.