Crimen de Villa Gesell: dos imputados quedarán libres

También salieron a la luz algunos chats de esa noche.
<a href="https://elaconquija.com/el-pais/2020/02/10/crimen-de-villa-gesell-dos-imputados-quedaran-libres/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2020-02-10T12:53:48-03:00">febrero 10, 2020</time><time class="updated" datetime="2020-02-10T15:45:56-03:00">febrero 10, 2020</time></a>

El caso por el violento asesinato de Fernando Báez Sosa sigue sumando capítulos todos los días. En la mañana de este lunes 10 de febrero se confirmó el pedido de la fiscal para dictarle prisión preventiva a ocho de los diez imputados. Además, se confirmó que tanto Alejo Milanesi de 20 años, como Juan Pedro Guarino de 19 años, fueron dejados en libertad. A su vez, se revelaron algunos chats de esa noche.

El pasado sábado 18 de enero por la madrugada, se generó una trifulca dentro del boliche Le Brique de Villa Gesell y la seguridad sacó a un grupo de 10 rugbiers y a Fernando Báez Sosa. Luego de esta expulsión, los deportistas fueron a buscar al joven de 19 años y lo asesinaron a golpes. La justicia actuó de manera rápida y todos los sospechosos quedaron detenidos por la muerte de este muchacho.

La fiscal Verónica Zambroni pidió hoy la liberación Alejo Milanesi, de 20 años, y Juan Pedro Guarino, de 19, quienes no fueron ubicados en el grupo agresor, indicaron fuentes judiciales. En tanto, se pidió la prisión preventiva para Luciano Pertossi, de 18 años; Ayrton Viollaz, de 20; Alejo Milanesi, de 20; Blas Cinalli, de 18; Máximo Thomsen, de 20; Enzo Comelli, de 19; Ciro Pertossi, de 19, y Lucas Pertossi, de 20.

Este lunes también empezó a circular por diversos medios los chats de la noche del crimen. En esas conversaciones se pudo observar como uno de los detenidos anunció la muerte del joven de 19 años con el termino “caducó”. A su vez se pudo saber que volvieron a la escena del ataque y que uno de los jóvenes ordenó a sus amigos que no dijeran nada sobre lo ocurrido.

Cada día que pasa se van sumando videos y pruebas que incriminan cada vez más a los imputados. En una de estas filmaciones se puede observar como uno de los rugbiers se chupa los dedos, presuntamente ensangrentados, para no ser descubierto por la policía. Mientras tanto, la defensa de estos jóvenes inició los trámites para que sean trasladados al penal de Campana.