Karina «La Princesita» habló sobre el bullying que padeció

Karina «La Princesita» habló sobre el bullying que padeció

Karina es una artista con una larga trayectoria que aún logra sorprendernos con su talento, los hits tropicales que ya se convirtieron en clásicos no fueron suficientes, la cantante siguió con su carrera musical e incursionó en el mundo del teatro donde también le fue muy bien.

«La Princesita» sorprendió a todos cuando decidió formar parte de Siddharta, la obra de teatro de Flavio Mendoza que fue un éxito rotundo en la calle Corrientes y también en Carlos Paz durante la temporada de verano. Sin embargo en todos estos años no todo fue fácil para la artista que fue muy criticada y expuesta.

Tras protagonizar un cruce con Denise Dumas, la cantante decidió abrirse y a través de su cuenta de Twitter habló sobre las burlas y el bullying que recibió durante su carrera y cómo esto la afectó al punto de dejarla ssin ganas de vivir.

En la red social del pajarito escribió: «Para cerrar el día de hoy quiero que sepan que este año yo me propuse varias cosas. Por mi hija y por todo aquel que ve la tele y se siente mal como me sentí yo, cuando se burlaban y me faltaban el respeto. Solo mi mama y mis íntimos saben que quise morirme de tristeza».

Además posteó: «Lograron que me odie por completo, que sentía bronca cuando inventaban y yo no tenía el valor para enfrentarlos. Porque a pesar de mostrarme fuerte me la pasaba llorando de la bronca. Y junté y cuando me sentí capaz, hablé. ¿¿Y hoy todos se asombran??».

Y agregó: «A mí, que tengo un cuerpo normal, me decían gorda y se reían de mí. No saben lo que yo lloré y ¿qué queda para los que sí lo son eh? ¿No piensan? ¿Quién los hizo sentir superiores a otros? ¿Quién les dio el derecho de lastimar?».

«Se quejan de la violencia de los haters pero viven incentivando eso, riéndose de la gente. ¿Y qué queda para los que están sufriendo por no cumplir con el estereotipo de la tele? Ya es hora que cambien el mensaje, ¿no? Que nadie es más que nadie y que podrá gustarte o no el otro… pero eso no te da derecho a rebajarlo, o faltarte el respeto. Que podemos hablar pero tratándonos bien y que si los demás no están hechos a nuestro gusto o antojo tenemos que aceptarlos igual», continuó.

«Que tu derecho de hablar termina en donde empieza el derecho del otro a ser respetado ¡Que un flaco hermoso puede ser exitoso y un gordo también! ¡Que si uno encabeza una obra y el otro canta cumbia, que si es rico o si es pobre, que si es doctor o trabaja de limpieza somos todos iguales! Y nadie es más que nadie. Y que si uno empezó a hablar no es porque ahora es soberbio, o se sube a un pony o cambió. Tal vez se cansó. Y no hay nada mejor que pedir respeto haciéndolo con respeto”, cerró.