La asquerosa anécdota de Joaquín Furriel que se viralizó

La asquerosa anécdota de Joaquín Furriel que se viralizó

Joaquín Furriel es uno de los galanes de la Argentina. A sus 44 años, es padre de una niña de 11 años, Eloísa, fruto de su relación con Paola Krum, que luego de 6 años de amor, le pusieron punto final a su relación. Luego estuvo un tiempo en pareja con Naomi Preizler. Su último noviazgo fue con Eva de Dominici, con quien terminó a mediados del año pasado.

Siempre supo mantener un perfil muy bajo, lejos de las polémicas y las peleas, el actor no suele revelar detalles que tengan que ver con su intimidad y supo conseguir el equilibrio entre el reconocimiento y la privacidad.

Si bien suele ser un hombre muy serio, casi que con un aire de misterio, esta vez sorprendió a todos al querer contar una anécdota vergonzosa y muy graciosa, que muy lejos está de coincidir con su imagen de actor de Shakespeare.

Presente en «NET» estuvo hablando del pasado y su trayectoria, sin embargo de repente le nació compartir un gracioso recuerdo: «Era año nuevo. Con mi pareja de ese momento me fui de mochilero al sudeste asiático. Tenía 25 años. Me tomo el avión. Viene la azafata y me dice: ‘Continental o vietnamita’. Le contesto: ‘Vietnamita’…».

Y agregó: «Mi pareja me dice: ‘Algo te pasa, te veo un poco pálido’. Le contesto: ‘Quedate tranquila, no pasa nada, estoy un poquito descompuesto, pero no voy al baño porque prefiero aterrizar’. El avión aterriza y son de esos aterrizajes que me dan mucha bronca. Hace ‘ping, ping’ y en la tercera hago ‘poooo’. Y me quedo literalmente en un colchón de mier…».

«De repente siento un alivio espectacular. Hubo un segundo que me olvidé de todo y dije: «Me cag…, ya está, estoy en Vietnam, qué me importa, nadie me conoce acá», continuó.

Además comentó: «De repente, miro de costado y la veo a mi ex que estaba vomitando. Todos nos miraban. Había un olor a baño heavy. Cuando me paré me di cuenta que tenía un short. Empecé a caminar y me puse el buzo en la cintura…».

«Sentí impunidad total cuando bajé las escaleras. Empecé a sentir un calorcito que me bajaba por las piernas. Cuando bajamos, mi pareja volvió a vomitar. Un vietnamita pensaba que ella estaba embarazada. Me encerré en el baño y la pasé muy mal», cerró.