Dictan 50 semanas de prisión a Julian Assange

Dictan 50 semanas de prisión a Julian Assange

Julian Assange, fue condenado por una jueza británica a 50 semanas de cárcel por violar la libertad condicional cuando pidió asilo en la embajada ecuatoriana en Londres, el 19 de junio del 2012. Assange fue detenido el pasado 11 de abril tras casi cinco años de cautiverio y cumplirá previsiblemente su condena en la prisión de Belmarsh, al sur de Londres.

El fundador de Wikileaks entró a los juzgados de Southwark con el puño en alto, saludando a un grupo de seguidores que reclamaban su libertad. La defensa de Assange pidió que a la sentencia se le redujera el tiempo que éste pasó encerrado mientras se llevaba a cabo su proceso de extradición hacia Suecia, donde era acusado de delitos de abuso sexual.

En el momento de dictar sentencia, la jueza Deborah Taylor acusó a Assange de un «intento deliberado de evadir la justicia». «Usted aprovechó su posición de privilegio para situarse por encima de la ley y expresar internacionalmente su desdén hacia la justicia de este país», dijo la jueza.

Mark Summers, el abogado de Assange, leyó un comunicado de su cliente, en el que éste decía «haber luchado en terribles circunstancias», con las esperanzas de «una resolución legal entre los gobiernos de Ecuador y Suecia que hubiera evitado mis peores miedos». Assange se refiere implícitamente al pedido de extradición de la justicia de EEUU.

Por su parte, la acusación inglesa aseguró que Assange merece «la máxima sentencia» por «tener un comportamiento narcisista, que persigue su propio interés por encima de todo». A su vez, Assange tendrá que comparecer el jueves ante otro tribunal en Westminster, para su primera vista en el caso del pedido de extradición hecho por el Departamento de Justicia estadounidense.

Washington pide a Assange por el delito de «intrusión informática» que puede darle una condena de hasta cinco años de cárcel, aunque en el transcurso del juicio se podrían presentar más cargos, que alargarían su tiempo tras las rejas. Además, la fiscalía sueca puede reabrir los casos de violación y abuso sexual, que habían sido archivados. Las dos mujeres que lo denuncian han dicho que quieren declarar en contra de Assange.