El 2019 fue uno de los años más cálidos de la historia

Así lo afirmó, el servicio europeo Copernicus.
<a href="https://elaconquija.com/internacional/2020/01/09/el-2019-fue-uno-de-los-anos-mas-calidos-de-la-historia/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2020-01-09T11:10:05-03:00">enero 9, 2020</time><time class="updated" datetime="2020-01-09T14:18:44-03:00">enero 9, 2020</time></a>

El cambio climático se está viendo en todo el mundo y esto trae consecuencias tales como los incendios que se vivieron en el Amazonas y los que se están sufriendo en Australia. En este marco, el servicio europeo Copernicus informó que el 2019 fue el segundo año más cálido de la historia, y que completó una década récord en temperaturas altas.

El año más cálido hasta el momento, según la organización meteorológica mundial, había sido el 2016. En aquel momento las temperaturas se vieron afectadas por el fenómeno el Niño, que provocó un aumento de 0,2 centígrados a nivel mundial. Este 2019 quedó a solo 0,004 grados del primer puesto y completó una década de mucho calor.

El director del Centro Europeo de Previsiones Meteorológicas a Medio Plazo, Jean-Noël Thépaut, afirmó: “Es innegable que se trata de señales alarmantes. Debido a las emisiones de gases de efecto invernadero generadas por la actividad humana, el planeta ya registró un alza de al menos un grado centígrado respecto a la era preindustrial, con efectos devastadores”.

Durante el verano boreal, Europa vivió por su parte períodos caniculares sin precedentes. Según Copernicus, el 2019 fue el año más cálido jamás registrado en el Viejo Continente, justo por delante de 2014, 2015 y 2018.Las temperaturas también fueron especialmente elevadas en Alaska y en vastas regiones del Ártico. En Australia, los incendios en curso hallaron un terreno idóneo para propagarse debido a la sequía.

Tradicionalmente, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires es húmeda por su cercanía al río De La Plata. A pesar de esto, en el último se experimentó en el último tiempo lapsos de sequedad, que no deja de extrañar a los habitantes de la capital argentina. Al ritmo actual, la temperatura mundial podría aumentar hasta cuatro o cinco grados centígrados a finales de siglo respecto a la era preindustrial y comprometer el futuro de las jóvenes generaciones.

Fuente: NA