Connect with us

Hola, ¿Qué estás buscando?

El Aconquija
Rafael Olveira

Opinión

PASO 2021: Rafael Olveira le pidió por última vez a Raúl Jalil que baje a Barot

¿Qué le podría haber contestado el gobernador?

El intendente, Rafael Olveira, viajó desde Los Altos a la capital de Catamarca para ver a su examigo Raúl Jalil, gobernador de la provincia. El Primer mandatario catamarqueño lo hizo esperar un par de horas a Rafael porque al parecer estaba muuuyyy ocupado.  La reunión no duró mucho tampoco. Olveira fue a pedirle por última vez a Raúl que baje al senador Raúl Barot como precandidato a intendente de Los Altos. ¿Qué le podría haber contestado el gobernador?

Rafael Olveira fue con un amigo intendente que le hizo la “gamba” como un gesto de camaradería y para provocar presión con mayor presencia institucional que el gobernador los atienda pero para plantear un tema estrictamente electoral. Un “gran favor”, de esos que hacen o solo pueden hacer los “grandes amigos”, y que podría haberle resuelto la vida a Rafael. El “Turquito” le contestó que no puede porque Barot no va por “dentro”, sino por “fuera” con una base peronista-radical. 

Capaz que si le pedía otra cosa, el gobernador accedía pero Rafael pidió mucho. Capaz que si le pedía plata, Raúl la sacaba y la ponía porque le sobra la guita. El intendente de Los Altos pretendía que Jalil interfiera para dejar sin efecto la candidatura de Barot forjando una retirada elegante del joven contador acorde a los intereses del actual jefe comunal que “ya no tiene vida” con esto de la rerere-elección.  El karma.

Con este esquema electoral desfavorable para el intendente,  los que deben estar contentos y con una sonrisa amplia en la cara deben ser los históricos adversarios de Rafael. Es que la padecieron en la era olveirista. Omar “el negro” Ovejero se cansó de viajar a SFVC gastando plata de su bolsillo para hacer presentaciones judiciales haciendo el trabajo que le correspondía a la Justicia o al Tribunal de Cuentas que, ni aun dándole los papeles en las manos, encontraban las irregularidades.

Algunos piensan que es inútil denunciar y confunden denunciar con escrachar. No es lo mismo. Denunciar malversación de fondos o falsificación de documentación pública es perfectamente legítimo y hasta una obligación moral de los ciudadanos. Si eso sirve para ganar o perder votos es un tema aparte. Lo que a Rafael le tiene que preocupar es por qué perdió credibilidad. La piedrita que rodó colina abajo se transformó en una gran -y peligrosa- bola de nieve.

Por Juan Carlos Andrada

Especial para El Aconquija.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code