Denuncian irregularidades en el padrón de Simoca

Denuncian irregularidades en el padrón de Simoca

El legislador radical Luis González presentó una denuncia Junta Electoral Provincial (JEP) por irregularidades en el padrón de la ciudad de Simoca. González argumenta que hubo unos 200 cambios de domicilio y que algunos de ellos tienen apellidos repetidos. Se trataría de la técnica de corrupción denominada “padrones inflados”.

Según denuncia el legislador en diálogo con La Gaceta, los votantes se intercambiarían en la zona. «Así comenzaron algunos habitantes de esa zona a votar en la ciudad de Simoca. Luego se fueron detectando votantes de Palomino, Arroyo Atahona, El Oval, Las Cejas, Los Mendoza, Villa Chicligasta, El Rodeo, La Florida, Ampala, Güemes, Pampa Mayo, San Antonio, Campo Volante, Buena Vista, Yerba Buena, El Jardín, Maco, Balderrama, Famaillá, La Rinconada y barrios periféricos de la capital».

Además, agrega una fuerte denuncia que implica el intercambio de dinero por parte del dirigente y actual intendente Marcelo Herrera. «A estos, les fue comprada la voluntad de sufragar a favor del candidato a intendente del Frente para la Victoria, y generan una diferencia de votantes que tergiversan la voluntad de los verdaderos habitantes de Simoca»

«La compra de votos, el acarreo, la intimidación y la manipulación del padrón electoral, mediante la incorporación de personas que no residen en la jurisdicción municipal de Simoca, han dado como resultado el tener que padecer el autoritarismo, la discriminación y un sistema de premios y castigos según la adhesión política al actual intendente Marcelo Herrera», denunció el parlamentario y actual candidato a intendente a través del escrito.

Uno de los elementos que usa como argumento González es que el aumento del padrón no coincide con el número de habitantes, según el censo oficial. «Resulta entonces sorpresivo el incremento de empadronados en las sucesivas elecciones: 8.061 en 2015, 9.004 en las PASO de 2017 y 9.271 en el padrón provisorio de 2019» afirma la denuncia.

A su vez los nuevos domicilios incorporados en el padrón no tienen nombre, ni número de calle. Aparecen como «Simoca s/n», lo que representaría una enorme irregularidad y no se podrán constatar los domicilios. El legislador González señala que es algo que ya pasó en el 2015, la elección que provocó grandes movilizaciones y llegó a resolverse por la justicia.

«Además, se incluyen en el padrón a ciudadanos que efectivamente se mudaron a otras localidades y que no conservan propiedades ni tienen familiares en nuestra ciudad; a vecinos que fallecieron y que no fueron dados de baja», plantea el legislador que hizo efectivo el reclamo en el lugar correspondiente.