Cayeron los créditos otorgados a las pymes

Cayeron los créditos otorgados a las pymes

En medio de un momento que se encuentra marcado por la caída del Índice de Producción Industrial Pyme (IPIP), en donde las pequeñas y medianas empresas fueron una de las tantas áreas que sufrieron la crisis financiera que afectó a la Argentina, se estimó una baja del 8,1% en los primeros cinco meses del año, tomando como parámetro para la comparación el mismo período de tiempo del año anterior.

En este contexto, de acuerdo con una investigación realizada por la Fundación Observatorio Pyme (FOP), las pequeñas y medianas empresas están en una situación crítica. En este sentido, se produce una sumatoria de factores, tomando en cuenta la caída de las ventas, la creciente dificultad que tienen las pymes para conseguir un préstamo bancario y las altas tasas de interés. En marzo y abril, se registraron bajas de hasta el 21% en los créditos totales otorgados al sector privado.

Así, la crisis argentina determina un marco en donde existen aproximadamente 40.000 trabajos perdidos en el sector económico, es decir, una caída del 6% en lo que respecta a la categoría de «ocupados», además de las trabas para la obtención de créditos bancarios. Como consecuencia, hubo una caída que refleja un 21% de los préstamos recibidos por el sector privado en los meses de marzo y abril, si se lo compara con los mismos meses del 2018.

«Sin dudas, una mayor disponibilidad de fondeo permitiría morigerar los efectos de la recesión, así como también sostener la oferta productiva de todas estas empresas, fuertemente generadoras de empleo», estimó el documento que informó sobre la existencia de un tercio de las pequeñas y medianas empresas manufactureras, las cuales necesitarían financiamiento externo para poder sostener el capital de trabajo en los meses que siguen.

Las informaciones reveladas por la fundación son datos que fueron aportados por las entidades financieras al Banco Central de la República Argentina (BCRA). De este modo, por medio de encuestas, el organismo determinó que hubo un aumento del 62% en las dificultades para obtener financiamiento, por lo que, a raíz de esto, las pequeñas y medianas empresas no pueden recibir un refuerzo económico para capital de trabajo o inversiones a fin de mejorar sus productos o servicios.

Además, el estudio detalló que el 14% de las pymes industriales tienen la intención de solicitar alguna línea de crédito para capital de trabajo, mientras que el 10% realizará el pedido para comprar bienes de capital. De igual manera, según fue descrito por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), la intención de inversión bajó de 20,5% en abril a 19,7% en mayo, y la evaluación de esa posibilidad se redujo del 13% al 10%.

Mientras, en esta línea, el presidente dijo que «hay que prepararse para producir más. Las pymes están en la boca de todos y en las manos de nadie, nosotros las tomamos y las pusimos en el centro de la escena», por lo que el dirigente de la CAME, Gerardo Díaz Beltrán, se dedicó a pedir una baja de las tasas de interés, la rebaja de impuestos, la eliminación del impuesto al cheque y la modernización laboral.