Así están las ventas de autos usados en el país

La CCA analizó un documento que refleja la situación del rubro.
<a href="https://elaconquija.com/tucuman/2019/07/08/la-situacion-de-las-ventas-de-autos-usados-en-el-pais/" rel="bookmark"><time class="entry-date published updated" datetime="2019-07-08T20:31:43-03:00">julio 8, 2019</time></a>

Después de haber iniciado oficialmente las campañas para las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) que se desarrollarán el 11 de agosto, y donde cada índice cuenta para el oficialismo para poder concretar el objetivo de la reelección del presidente Mauricio Macri, la CCA, Cámara del Comercio Automotor, reveló la situación de los consumos de autos usados dentro de los períodos de junio y mayo.

En este contexto, la CCA informó que en junio se vendieron 121.574 unidades, lo que representa una baja del 7,33% al comparar con igual período de 2018, cuando se comercializaron 131.185 vehículos. En este sentido, si se realiza una analogía con mayo, donde se vendieron un total de 152.003 unidades, la caída llega a reflejar una cifra de 20,02%. Además, en los primeros 6 meses del año, el consumo de usados representó 814.159 unidades, mientras que la baja llega al 6,88% si se compara con el mismo período de 2018, donde 874.325 unidades cambiaron de manos.

La CCA informó que en junio se vendieron 121.574 unidades, una baja del 7,33% en relación con igual período de 2018, cuando se comercializaron 131.185 vehículos. En este sentido, si se realiza una analogía con mayo, donde se vendieron un total de 152.003 unidades, la caída llega a reflejar una cifra de 20,02%. Además, en los primeros 6 meses del año, el consumo de usados representó 814.159 unidades, mientras que la baja llega al 6,88% comparado con el mismo período de 2018, donde 874.325 unidades cambiaron de manos.

Por otro lado, con respecto a mayo, hubo una baja del 2,02% en relación con igual mes de 2018, cuando se comercializaron 155.129 vehículos. Sin embargo, si se realiza una analogía con abril de este año, la organización que se encarga de realizar informes acerca del sector automotor reflejó una suba del 14,89%, ya que se vendieron 132.308 unidades. También se relevó que en los primeros 5 meses del año, la baja llega al 6,80% en comparación con el mismo período de 2018.

«Mayo marcó el segundo mes consecutivo en que el mercado de autos usados crece con respecto al mes anterior. Las variables interanuales, pese a que se han reducido, no podemos decir ni saber si han encontrado un piso», había comentado el dirigente de la organización, Alberto Príncipe, teniendo en cuenta los datos revelados y que la esperada situación refleje un piso donde los índices de consumo comiencen a tener una remontada.

Por otro lado, en mayo, la provincia que registró la mayor venta en términos porcentuales fue la de San Juan, con un 9,37%; y fue seguida de cerca por Neuquén, que reflejó el 9,26%; mientras que en Tierra del Fuego hubo un 6,48%. En Tucumán la baja fue de 10,91%, y en Catamarca, la caída fue de 12,47%. También, las regiones que tuvieron las bajas más pronunciadas fueron las de Chaco, con 24,12%; Misiones, con un 21,57%; Santiago del Estero, con 20,50%; y Salta, con 20,15%.

«Nuestro mercado movió en 2018 la friolera de 1.700.000 vehículos. El gobierno debiera tomar nota de este volumen y su aporte a las arcas fiscales. En épocas de crisis, diferentes gobiernos de turno han tomado partido por las terminales haciendo concesiones tanto en tributos como en financiación para la compra de autos 0km, dejando de lado al auto usado», relató el dirigente sobre cómo modifica la realidad el contexto macroeconómico del país, el cual dificulta el consumo y la mantención de las concesionarias. 

«Estamos convencidos de que así como en 2018 las ventas bajaron un 10% con respecto a 2017 y este año van por el mismo camino, si tendríamos la posibilidad de acceder a crédito blando, los volúmenes seguramente revertirían la tendencia», reflejó acerca de la compleja coyuntura por las que pasan las pequeñas y medianas empresas dedicadas al sector automotor por la falta de incentivo respecto a la imposibilidad de realizar inversiones.