Una estimación que beneficia a la agroindustria

Una estimación que beneficia a la agroindustria

En un momento donde los índices y estudios económicos debes dar los mejores resultados posibles para mantener al frente oficialista, «Juntos por el Cambio», representado por el presidente Mauricio Macri competitivo para las elecciones de las Primarias, Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO), la investigación realizada por la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires (UBA) en la campaña 2019-2020 prevé alcanzar la mayor superficie sembrada de trigo de los últimos 18 años, con un rendimiento potencial superior a los 20 millones de toneladas.


En este sentido, el estudio elaborado por expertos de la cátedra de Climatología y Fenología Agrícola sostuvo que «se prevé para el próximo trimestre a nivel agroclimático condiciones favorables para el crecimiento de los cultivos de invierno durante sus etapas vegetativas. Además, los suelos pampeanos poseen altos niveles de humedad para la siembra del trigo en 2019-2020, lo que determina un cultivo que este año podría volver a aumentar la superficie hasta alcanzar el pico más alto de los últimos 18 años».


«En algunas zonas hay suelos anegados que dificultan las labores de siembra, pero al mismo tiempo la situación comenzó a revertirse desde fines de junio y para los próximos meses se prevén precipitaciones dentro de los valores normales, lo cual mejoraría la situación. En el caso del trigo, se espera alcanzar una siembra de 6,6 millones de hectáreas», detallaron desde el centro de estudios, lo cual brinda buenas esperanzas para la próxima campaña, al tener la posibilidad de exportar un mayor caudal, por parte de los empresarios, y de retener fondos por el Estado.


También, se reveló que existe un potencial de producción que superaría los 20 millones de toneladas, ya que, a fines de junio, la superficie sembrada de trigo alcanzó casi el «61 por ciento». Además, en ciertas zonas, como el Noroeste Argentino (NOA) y el centro-norte de Santa Fe, «se completaron las labores de implantación con una reducción que obedeció a los excesos hídricos que ocurrieron desde marzo», manifestó el reporte.


«Según el pronóstico climático trimestral elaborado por el Servicio Meteorológico Nacional, para los próximos meses existe una probabilidad de lluvias superior a la normal en el norte y noreste del país, así como en el litoral atlántico. En la zona central del país, en la región de Cuyo y en la Patagonia, se esperan precipitaciones dentro de los valores normales», añadió al caso, debido a que estos factores son de vital importancia a la hora de pensar en los cultivos que pudieran ser afectados por un clima inesperado y abundante como pasó este año en algunas zonas como Chaco, Corrientes, Santa Fe, entre otras.


Por otra parte, se estudió acerca de las condiciones actuales del fenómeno El Niño, las cuales lanzaron un resultado que muestra su debilidad. «De acuerdo con publicaciones del International Research Institute for Climate and Society, en el trimestre junio- julio-agosto existe un 66% de probabilidad de que se mantenga la fase Niño durante todo el invierno», explicó el informe confeccionado por los profesionales del área.


Para finalizar aludieron que «de todos modos, a la hora de analizar el impacto del ENOS sobre la agricultura, se observa que sólo es aplicable para algunas zonas y para algunos cultivos y específicamente para el trigo no sirve como herramienta de pronóstico en ninguna zona de la región pampeana», concluyó en las últimas horas la investigación de la Facultad de Agronomía de la UBA, que iría marcando un viable ingreso para las arcas de la nación en cuanto a retenciones a las exportaciones.