Caída del consumo de lácteos

Caída del consumo de lácteos

En un contexto donde el evento más significativo para el país serían las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO), las cuales se desarrollarán el 11 de agosto, se vive una recesión que determina que las ventas de lácteos en el país bajaron hasta un 13% en los primeros cinco meses del año, de acuerdo con los datos oficiales de la Secretaría de Agroindustria.

A pesar de ser un alimento fundamental en todos los hogares, la crisis económica que atraviesa el Gobierno de Cambiemos afectó al sector y, según datos de la Secretaría de Agroindustria, entre enero y mayo último bajaron 13% las ventas de leches fluidas, 6% las de quesos, 11% las de leche en polvo y 13% las de otros productos.

La caída en las ventas se encuentra atada a la suba general de precios y la consecuente pérdida de poder adquisitivo en la población. Por otro lado, según el INDEC, en junio de este año hubo lácteos que estuvieron entre los productos cuyos precios se incrementaron respecto a mayo, según informó el diario El Intransigente.

Aunque para la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense la leche entera subió en junio pasado un 1% y se vende a $44,7 el litro, hubo otros productos que se incrementaron mucho más, incluso en algunos casos por encima del 2,7% de la inflación medida ese mes.

Es el caso de, por ejemplo, el yogur firme de 195cc, que aumentó su precio un 18,7% y se vende a $51,46; el dulce de leche de 400 gramos aumentó 1,9% y cuesta $75,14; el kilo de queso sardo subió 4,7% y escaló a $586,51; y el kilo de queso cremoso se encareció un 3,4% y alcanzó los $336,91 pesos.

Según el Instituto Nacional de Estadística y Censos, la manteca por 200 gramos subió 2,1% y su precio para la ciudad de Buenos Aires y el conurbano se ubicó en junio pasado en $92,97. Por su parte, el valor de la leche en polvo entera por 800 gramos avanzó un 13,1%, a 304,68 pesos.

Si se suman los incrementos en los primeros meses del 2019, hay aumentos más que considerables: la leche entera en sachet subió un 26,6%, quedando por encima del 22,4% de la inflación del año. El queso cremoso se encareció un 50%, el sardo también lo hizo un 50%, la manteca de 200 gramos un 33% y el yogur firme por 195cc un 39,9%.