Connect with us

Hola, ¿Qué estás buscando?

El Aconquija

Tucumán

Incendios en Tucumán

Las quemas en los campos de la provincia son peligrosos y usuales.

En un momento donde en la escena mundial se encuentran las tareas de los bomberos para poder apagar los focos de incendio en valles de la provincia de Tucumán, en Bolivia y en la Amazonía de Brasil, el gobierno local lleva adelante controles terrestres y aéreos en distintas localidades con el fin de detectar y multar la quema de caña y pastizales en los campos de la región.

En este contexto, Marcelo Lizárraga, subsecretario de Protección Ambiental, detalló que se observa con preocupación el incremento del fuego en cañaverales y pastizales en las últimas semanas, «por lo que se intensifican los controles que habitualmente hacemos, esta vez con apoyo aéreo, para localizar faltas con el fin de realizar intervenciones policiales en directo».

«La única forma de erradicar las unidades de fuego es a través de los controles. Es algo muy importante y más si se desarrolla el Congreso Internacional de Caña de Azúcar que es un hecho inédito en Tucumán en el cual también serán debatidas estas cuestiones desde el 31 de agosto al 8 de septiembre en la Sociedad Rural», manifestó Lizárraga teniendo en cuenta los procedimientos de los efectivos encargados de las tareas.

En este sentido describieron desde el ente, que las zonas más vulnerables son Cruz Alta, al este, Simoca y Bella Vista, Chicligasta, al sur de la provincia, Monteros, Famaillá y Lúles. Esto se debe a que las áreas tienen, en clima invernal, altas temperaturas durante el día, sequía y fuertes vientos, los cuales son básicos para que el conflicto se distribuya por la zona afectada por medio del fuego.

«La elección de las áreas a contralar se definen a partir de imágenes satelitales que muestran las alertas o focos de calor registrados en superficie que luego son relevados. También se tienen en cuenta las denuncias realizadas a través del número de Defensa Civil 103 o en la misma Dirección de Fiscalización», detalló Sofía Torkar, ingeniera química que se desempeña como inspectora de la Dirección de Fiscalización Ambiental.

«Los inspectores de la Secretaría de Medio ambiente recorren toda la provincia. En particular, sobre incendios en cañaverales que particularmente se dan con mayor frecuencia en este tucumano. El helicóptero nos permite cubrir mayor superficie y acceder a lugares remotos», concluyó Torkar aludiendo a la posibilidad de tener un elemento aéreo para poder realizar las tareas de vigilancia.

«Las multas previstas por la legislación van de cinco a 500 sueldos básicos de la administración pública. No sólo se penaliza el fuego en cañaverales, sino también los campos ya quemados y la recepción en ingenio de caña quemada. Las multas previstas para los ingenios son de 10 sueldos básicos por cada rastra que se detecte ingresando al predio fabril», establecieron desde los organismos públicos.