Almuerzos y cenas millonarias de funcionarios de Catamarca

Los lujos en medio de la crisis.
<a href="https://elaconquija.com/catamarca/2019/11/26/almuerzos-y-cenas-millonarias-de-funcionarios-de-catamarca/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-11-26T14:27:49-03:00">noviembre 26, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-11-26T14:31:19-03:00">noviembre 26, 2019</time></a>

Al parecer los problemas económicos no llegaron al gobierno catamarqueño, y no tienen problemas para llegar a fin de mes, como la mayoría de los argentinos. En los últimos días se realizó un almuerzo oficial, que contó con la presencia de muchos de los funcionarios de Catamarca, y con un banquete para homenajearlos.

Lo que degustaron las autoridades en la cena, y el contraste con lo que entregaron en los bolsones.

En el almuerzo estaba la gobernadora Lucía Corpacci, el electo Raúl Jalil, diputados, senadores e intendentes, y se realizó en el Centro Integrador Comunitario de Catamarca. La jornada transcurrió tranquila y amigablemente, y contó con un buen menú, muy completo y variado. De entrada degustaron unos tacos, unos brochettes y una cazuela de pollo y verduras, y de plato principal, un lomo cubierto con panceta, y una reducción de Malbec y tomates cherry.

Pero eso no fue todo, de postre disfrutaron de un brownie con helado, y también con muchas bebidas alcohólicas, vinos como Cordero con piel de lobo, y demás. Todo esto fue preparado para una comitiva de más de 200 personas.

Este almuerzo no fue el único evento para festejar fin de año. Como informó El Aconquija, también se realizó una cena show, para los miembros de la Obra Social de Empleados Públicos, en el predio de UTGRA, con sushi y champagne. Las deliciosa y divertidas fiestas de fin de año fueron celebradas, paralelamente con la falta de bolsones que hay en Desarrollo Social y con la caída de las becas.

Cabe destacar que en los eventos no faltó ningún ingrediente, mientras que al bolsón entregado escasamente por Desarrollo Social le faltan varios. Desafortunadamente, se olvidaron de añadirle azúcar, yerba, salsa de tomates, y varios elementos básicos más, en un descuido por la preocupación por la inminente fiesta que se les acercaba.

Al parecer, en estos ostentosos festejos se distrajeron por un tiempo, y se olvidaron de los problemas y carencias que tienen todos los habitantes de Catamarca, y que hay mejores cosas en las que invertir el dinero de nuestros impuestos, y que últimamente, hay pocos motivos para celebrar. No se explica la necesidad de tanto lujo, habiendo tanta necesidad real en la provincia.