Sector textil, brutalmente afectado

Sector textil, brutalmente afectado

Este domingo, la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), advirtió una subida de la venta ilegal, en donde los rubros más afectados son los textiles, secundado por el de alimentos. Basados en un informe realizado por la pyme, la venta ilegal de productos textiles explica un casi un 66% del total de puestos de ventas ubicados en los principales centros urbanos del país.

«Rentas y AFIP persiguen por demás a los comercios instalados que no saben cómo llegar a fin de mes pagando todas las cargas impositivas. Sin embargo, no ven a los comercios que no están en regla», se quejaron en CAME. En la elaboración del informe participaron al menos 117 entidades y comercios de distintas provincias, exceptuando a Chubut, Corrientes, Mendoza, Salta y San Juan, según lo descrito en el comunicado.

Y más allá de expresar su inquietud por la venta ilegal, los comerciantes participantes del relevamiento, dieron a conocer su preocupación sobre todos los aspectos del e-commerce, sistema que crece de manera constante y sostenida en toda Argentina. «Se deberían regular las ventas por Internet, lo que produce una competencia desleal a los comercios que están abonando servicios y todo tipo de impuestos», dijeron en relación al tema.

En cuanto a la vente ilegal por rubros, de acuerdo a la Confederación, el relevamiento señala que alimentos es otro sector con mayor número de puestos, con un 10.3% del total, seguido por bijouterie con 6.8%, calzados y marroquinería 6.8%, tecnología 4.3%, deportes 3.4% y finalmente los productos de bazar representando un 2.6%.

Nueva Campaña

En miras a exponer todo lo que pudiera generar una mercadería ilegal, y dar conciencia a los consumidores sobre las cadenas que se esconden detrás de los productos que suelen comprar, CAME realizó una nueva campaña que explica que «la venta ilegal es un negocio millonario diseñado por mafias organizadas que desarrollan un sistema de trabajo esclavo, trata de personas en talleres clandestinos, contrabando, robo y piratería de mercadería, competencia desleal y corrupción».